domingo 13 junio 2021 - 7:23:20 por la mañana

El trabajo infantil aumenta a 160 millones: primer aumento en dos décadas: ONU


GINEBRA, 10 de junio de 2021 (WAM) - El número de trabajo infantil ha aumentado a 160 millones en todo el mundo - un aumento de 8,4 millones de niños en los últimos cuatro años - con millones más en riesgo debido a los impactos del COVID-19, según a un nuevo informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y UNICEF.

Trabajo infantil: estimaciones mundiales 2020, tendencias y el camino a seguir, publicado antes del Día Mundial contra el Trabajo Infantil el 12 de junio, advierte que el progreso para poner fin al trabajo infantil se ha estancado por primera vez en 20 años, revirtiendo la anterior tendencia a la baja que vio a los niños. la mano de obra disminuyó en 94 millones entre 2000 y 2016.

El informe apunta a un aumento significativo en el número de niños de 5 a 11 años en trabajo infantil, que ahora representan algo más de la mitad de la cifra global total. El número de niños de 5 a 17 años que realizan trabajos peligrosos, definidos como trabajos que pueden dañar su salud, seguridad o moralidad, ha aumentado en 6,5 millones a 79 millones desde 2016.

El sector agrícola representa el 70 por ciento de los niños en trabajo infantil (112 millones), seguido por el 20 por ciento en los servicios (31,4 millones) y el 10 por ciento en la industria (16,5 millones).

Casi el 28 por ciento de los niños de 5 a 11 años y el 35 por ciento de los niños de 12 a 14 años en trabajo infantil están fuera de la escuela.

El trabajo infantil es más frecuente entre los niños que entre las niñas en todas las edades. Cuando se tienen en cuenta las tareas del hogar realizadas durante 21 horas o más a la semana, la brecha de género en el trabajo infantil se reduce.

La prevalencia del trabajo infantil en las zonas rurales (14 por ciento) es casi tres veces mayor que en las zonas urbanas (5 por ciento).

"Las nuevas estimaciones son una llamada de atención. No podemos quedarnos de brazos cruzados mientras una nueva generación de niños corre peligro", dijo el Director General de la OIT, Guy Ryder. "La protección social inclusiva permite que las familias mantengan a sus hijos en la escuela incluso ante las dificultades económicas. Es fundamental aumentar la inversión en desarrollo rural y el trabajo decente en la agricultura. Estamos en un momento crucial y mucho depende de cómo respondamos. Este es un Es hora de renovar el compromiso y la energía, dar la vuelta a la esquina y romper el ciclo de la pobreza y el trabajo infantil ".

El informe advierte que, a nivel mundial, nueve millones más de niños corren el riesgo de ser empujados al trabajo infantil para fines de 2022 como resultado de la pandemia. Un modelo de simulación muestra que este número podría aumentar a 46 millones si no tienen acceso a una cobertura crítica de protección social.

Los choques económicos adicionales y el cierre de escuelas causados ​​por COVID-19 significan que los niños que ya están en trabajo infantil pueden estar trabajando más horas o en condiciones que empeoran, mientras que muchos más pueden verse forzados a las peores formas de trabajo infantil debido a la pérdida de empleo e ingresos entre familias vulnerables. .

"Estamos perdiendo terreno en la lucha contra el trabajo infantil, y el año pasado no ha facilitado esa lucha", dijo Henrietta Fore, directora ejecutiva de UNICEF. "Ahora, en un segundo año de bloqueos globales, cierres de escuelas, trastornos económicos y reducción de los presupuestos nacionales, las familias se ven obligadas a tomar decisiones desgarradoras. Instamos a los gobiernos y los bancos de desarrollo internacionales a priorizar las inversiones en programas que pueden sacar a los niños de la fuerza laboral y el regreso a la escuela, y en los programas de protección social que pueden ayudar a las familias a evitar tomar esta decisión en primer lugar ".

Para revertir la tendencia al alza del trabajo infantil, la OIT y UNICEF piden: Protección social adecuada para todos, incluidas las prestaciones universales por hijos.

Aumento del gasto en educación gratuita y de buena calidad y en lograr que todos los niños regresen a la escuela, incluidos los niños que estaban fuera de la escuela antes del COVID-19.

Promoción del trabajo decente para adultos, para que las familias no tengan que recurrir a niños que ayuden a generar ingresos familiares.

El fin de las normas de género nocivas y la discriminación que influyen en el trabajo infantil.

Inversión en sistemas de protección infantil, desarrollo agrícola, servicios públicos rurales, infraestructura y medios de vida.

Traducido por / Samar Mohamed Reda.

http://wam.ae/en/details/1395302942420

WAM/Spanish